Poesía

Poema 10

No es porque te extrañe, no.
Es solo que he pasado por lugares
donde juntos pasamos, y me dije algo
como: ¡Bueno ya pasó!
Recogí los hombros, levanté una ceja,
suspire profundo y continúe.
Ya no tengo luto alguno.
Mis heridas aunque algo queloides sanaron ya.
Ya no tengo ni malos ni buenos recuerdos.
Como me lo temí un día.
He olvidado tu rostro, tu perfume
y hasta tu aliento.
Si algún día, te sucede lo mismo,
solo espero que sonrías,
que respires profundo y que entiendas,
que todo lo borra el tiempo.
11-11

Poema 9

Un día vi como la verdad iluminaba mi cielo.
Y tras esa luz aparecían en formas exactas
los rostros que quisieron herirme,
ponerme los lentes oscuros no bastaría,
así que baje la cabeza.
Le organice la visera en mi gorra para ya no ver más.
Di la espalda y camine lento, sin prisa,
como cuando te retiras victorioso de una batalla
sin temor a que algún enemigo haya quedado vivo
y pueda atacarte por la espalda.
Y así sigue mi camino victorioso.
11-11

Poema 8

En ese instante en que te sientas tan solo,
con todos y todo a tu alrededor.
Te sientes incompleto erróneo y devastado
con ese agujero negro en el pecho devorando tu ser.
¿Qué hacer?
Para intentar asesinarla en un trasnocho improductivo.
Me cuesta amarrar la amargura.
Disimular la tristeza.
Esta implosión de sentimientos.
Este taco en la garganta.
Esta represa conteniendo el llanto.
¿Qué tanto aguanto?
Aguanto.
Una estrella más en este agujero,
una mentira más qué más da.
Qué más da.
Que tanta perdida sin mi y yo tan vacío sin ti.
11-11